08 febrero 2007

Vergüenza ajena

Leyendo una entrada en un blog que sigo con bastante asiduidad, llamado Al otro lado del mostrador me ha hecho reflexionar un poco.

En esta entrada, el autor reflexiona sobre unos comentarios entre dos compañeros de trabajo (dos consultores de una empresa de consultoria informática) que le hacían sentir vergüenza ajena. ¿Quien no ha sentido algo parecido en su puesto de trabajo?

Muchas veces oímos conversaciones que te llevan a pensar sobre "¿Qué demonios hago aquí?" y la mayoría de las veces intentas no oírlas, hacerte el sordo, usar auriculares con música a todo volumen.... pero esto a veces es imposible, sobre todo cuando estas conversaciones se producen a un par de metros de distancia de ti y en una sala diáfana sin paredes, separadores o como lo queráis llamar.
¿Y que haces en estos casos? ¿Intentas mediar en las conversaciones? ¿Aunque no te hallan involucrado directamente a ti? ¿O, es mejor callarse y que reviente la solución dada? ¿Os pasa esto a vosotros? ¿Qué es mejor morderse la lengua o intervenir? Últimamente, opto por la segunda opción.

Ahora, os lanzó una pregunta ¿Os pasa esto a vosotros? o soy al único que le pasa esto, espero que no. Os transcribiré algunas de estas conversaciones para que las valoréis.

Publicar un comentario