16 agosto 2016

Patriota, de Terry Pratchet

Terminada de leer la vigésimo primera novela de la saga Mundodisco. En la versión original esta novela se llamó Jingo y en español se tradujo como Patriota.

En el mar que hay entre las ciudades de Ankh-Morph y Klatch emerge una isla, la isla de Lesph. Los pescadores de ambas ciudades se disputan su propiedad. Mientras tanto en Ankh-Morph, el embajador de Klatch recibe un disparo. La guardia de la ciudad sospecha que ha sido perpetrado por alguien de Ankh-Morph ya que han colocado pruebas muy falsas apuntando a agentes de Klatch. Este intento de asesinato desata la guerra entre ambas ciudades y menuda guerra!!. Haciendo que los residentes klatchianos en Ankh-Morph se vayan de la ciudad. Se reclutan personas para formar ejércitos. Mientras tanto Vetinari, es destituido de su cargo y se embarca en una misteriosa misión con Leonardo de Quirm, el cabo Nobs y el sargento Colon para investigar la nueva isla .... Y hasta aquí puedo leer.

Cómo siempre que trato con los libros de Terry Pratchett, aquí os dejo algunas de las frases que me han llamado la atención:
  • “El temblor ocasional de su labio sugería que estaba preparando una réplica, pero era lo suficientemente inteligente cómo para darse cuenta de que la sonrisa de Vimes era tan graciosa como la del que se acerca rápidamente a los que se ahogan. Y que tiene una aleta en el lomo.”
  • “El Sargento Colon tenía una amplia educación. Estuvo en la Escuela de Mi-papá-Siempre-Decía, en el Colegio de Es-Lógico, y ahora era un estudiante de un postgrado en la Universidad de Lo-Que-Me-Dijo-Un-Tipo-En-La-Taberna.”
  • “Suspiró otra vez. Estaba familiarizada con el síndrome. Decían necesitar un alma gemela y una ayuda, pero tarde o temprano la lista incluiría una piel de seda y un pecho suficiente para una manada de vacas.”
  • “Una de las reglas universales de la felicidad es: siempre sospecha de cualquier cosa útil que pese menos que su manual de instrucciones..”
  • “El único intento de instalar una imprenta en Ankh-Morpork había terminado con un misterioso incendio y la muerte por suicidio del desafortunado impresor. Todos sabían que se había suicidado porque dejó una nota. El hecho de que había sido grabada en la cabeza de un alfiler era un detalle considerado irrelevante.”
  • “Es obvio. Pero ya sabes lo que dicen, muchacho. “Dale a un hombre un fuego y se calentará un día, pero préndele fuego y estará caliente por el resto de su vida”.lxxii ¿Ves mi razonamiento?”
El siguiente libro a leer, "Joyland" de Stephen King.

Publicar un comentario