11 julio 2016

Papa Puerco, de Terry Pratchett

Vigesimo libro de la saga Mundodisco de Terry Pratchett. ¡¡Esta vez le toca a la Navidad y a Papa Noel!!

Unos seres del Mundodisco, los llamados auditores, deciden que el ser humano sobra en el Universo, que estos no hacen nada más que incordiar. Para ello deciden contratar a un asesino, del Gremio de los Asesinos, para que se encarge de matar a unas ciertas deidades del Universo y una de ellas es Papa Puerco. Cómo en todas las novelas de esta saga, en la narración se cuentan varias tramas que convergen en un espectacular final.
Por un lado tenemos a Muerte que se encarga de sustituir a Papa Puerco en la Noche de la Vigilia del Puerco realizando la entrega de regalos, con la ayuda de su mayordomo, Albert. El secuestro del Hada de los Dientes por parte de un grupo de mercenarios liderado por Teatime (el asesino contratado por los auditores) para poder controlar la mente y los deseos de los niños. Los magos de la Universidad Invisibles están revueltos, todo porque debido a la falta de fe de los hombres están apareciendo deidades por todos los sitios.
Ah! me olvidaba. Susan, la nieta de la Muerte, que trabaja de niñera, decide arreglar todo el asunto.....

Os dejo algunas perlas que he encontrado en esta novela:

  • “Además, era agradable escuchar las voces de niños pequeños jugando, siempre que tuvieras el cuidado de estar lo bastante lejos para no oír lo que en realidad estaban diciendo.”
  • “Esto es muy similar a la sugerencia adelantada por Ventre, filósofo de Quirm, que dijo, ‘Posiblemente los dioses existen, y posiblemente no. De modo que, ¿por qué no creer entre ellos en todo caso? Si todo es verdad, usted irá a un lugar encantador cuando se muera, y si no lo es, entonces usted no ha perdido nada, ¿correcto?’ Cuando él murió, se despertó en un círculo de dioses que tenían varillas de aspecto desagradable y uno de ellos dijo, ‘Vamos a mostrarle a usted qué pensamos del Sr. Clever Dick por estos lares...”
  • “Féretros era donde bebían los no-muertos. Y cuando a Igor el barman le pedían un Bloody Mary, no mezclaba una metáfora”
  • “Las cosas para las niñas eran igualmente deprimentes. Casi todas parecían ser caballos. La mayoría estaba sonriendo. Los caballos, sentía Muerte, no deberían sonreír... Cualquier caballo que sonríe está planeando algo.”
  • “El arma preferida de Igor era un poco diferente. Tenía punta de plata (para lobizones), empapada con ajo (para vampiros) y envuelta con una tira de manta (para duendes). Para todos los demás, el hecho de que tenía una longitud de dos pies de roble sólido era generalmente suficiente.”
  • “Era difícil imaginar a nadie viviendo en ella, pero había unas pocas señales. En la simple mesa junto a la cama había un pequeño retrato, algo tosco, de un buldog con peluca, aunque observando más de cerca podría haber sido una mujer. Esta hipótesis tentativa fue confirmada por la inscripción ‘A Un Buen Muchacho, de su Madre’ sobre la parte posterior.”
  • “Había sido el último deseo de Ma Blancazucena, aunque no lo supo en ese momento. Sus últimas palabras para su hijo fueron: ‘¡Tú inténtalo y llega a los caballos, trataré de mantenerlos lejos de la escalera, y si algo me pasa, cuida al imbécil!”
Cómo siempre, no debéis dejar de leerlo, si no lo habéis hecho ya.

El siguiente libro a leer, "La Biblia de los Caídos" de Fernando Trujillo.

Publicar un comentario