20 octubre 2015

Hombres de armas, de Terry Pratchet

Terminado de leer este libro de la saga de Mundodisco. Si no recuerdo mal, es el 15ª entrega de esta colección de libros que narran la vida en un mundo que esta sobre los lomos de 4 elefantes que navegan por el Universo en el caparazón de la gran tortuga A'Tuin.

Como siempre hago con los libros de esta saga, no hay mejor resumen o comentarios sobre el argumento de este libro que plasmar algunas "muestras" de su encanto literario y sarcástico, dicho lo dicho, aquí van algunas:

- “Los enanos se ganan la vida triturando rocas con minerales valiosos dentro de ellas y la forma de vida basada en el silicio conocida como troll es, básicamente, roca con minerales valiosos dentro.”

- “Los enanos los prendían para ahuyentar a los espíritus malvados de las minas. Los trolls los prendían porque tenían muy buen sabor.”

- “Se rumoreaba que Nobby tenía el cuerpo de un hombre de veinticinco años, aunque nadie sabía dónde lo guardaba.”

- “Pero es honesto. Sí, Vetinari es tan honesto como un sacacorchos.”

- “Un suicidio, por ejemplo. De hecho, el asesinato era un acontecimiento poco común en Ankh-Morpork, pero había un montón de suicidios. Andar por los callejones de Las Sombras durante las horas nocturnas era cometer suicidio. Pedir un trago corto en un bar de enanos era cometer suicidio. Decirle «¿Tienes rocas en la cabeza o qué?» a un troll era cometer suicidio. Si no ibas con cuidado, podías cometer suicidio muy fácilmente.”


- “El río Ankh probablemente sea el único río del universo en el que los investigadores pueden dibujar con tiza el contorno del cadáver.”

- “En todos los mundos agraciados con su presencia se sospecha que los orangutanes saben hablar pero optan por no hacerlo por si acaso los humanos los ponen a trabajar, posiblemente en la industria de la televisión.”

- “Evitar la persecución era algo que se les daba bien instintivamente a los licántropos; después de todo los supervivientes descendían de aquellos licántropos que habían sido capaces de correr más deprisa que una turba enfurecida. Los que no podían ser más listos que una turba nunca tenían descendientes, o ni siquiera tumbas” 


¿Qué os han parecido estas "píldoras"? Esto como os digo es solo una muestra, en el libro hay más y mejores. El siguiente libro a leer, "El regreso del Caton" de Matilde Asensi.

Publicar un comentario