29 agosto 2012

El circulo: Negro, de Ted Dekker

Segundo libro de la saga "El circulo" de este autor. Continúan las peripecias de Thomas Hunter, de su hermana Kara, aparece Monique con su padre Jacques Raison, etc. En esta entrega se nos explica el origen del "MAL".

Si nos acordamos del libro anterior, Verde, este finalizaba cuando Elyon envía a Thomas a través de tiempo para que tome otras decisiones y así poder salvar a su hijo de la muerte pero para esto le quita  todo recuerdo de su cabeza.... 
Durante una pelea callejera, Thomas, recibe un tiro que pasa rozándole la cabeza provocandole que durante sus sueños "visite" otro mundo... o eso cree él. Durante estos sueños se entera de que el mundo va a ser destruido por un virus provocado por la mutación de una vacuna que va a ser anunciada en un par de semanas.
Como es natural nadie le cree y decide ir a la fuente del problema, ir a la sede principal de la farmacéutica Raison en Bangkok donde se va a producir tal anuncio. A todo esto un psicópata, que no se deja muy claro quien es, secuestra a Monique pidiendo como rescate la vacuna Raison para mutarla y convertirla en una poderosa arma, así de esta forma poder crear un antivirus y controlar al mundo. Esto es lo que ocurre a grandes rasgos en nuestro mundo pero en nuestro futuro, en el otro mundo, Thomas aparece en su primer sueño en el bosque negro, un lugar siniestro donde habitan los shataikis (demonios), extraños seres malignos con forma de gigantes murciélagos negros sedientos de sangre regentados por Teeleh (Lucifer, encarnación del MAL), escapando como puede de estos seres llega al bosque colorido, donde todo es paz, bondad y amor, vamos al paraíso. Donde habitan los humanos, los roushes (ángeles) y Elyon (Dios, encarnación del BIEN). Pero al igual que en la Biblia, se produce la expulsión del paraíso por comer de la fruta prohibida.........

Si has sido capaz de leerte el primer libro, este no te queda más remedio que leerlo. El siguiente libro a leer: "Rojo", el siguiente en esta saga de las aventuras de Thomas Hunter.


Publicar un comentario